Valtravieso bodega

5 curiosidades sobre Valtravieso

Icono flecha hacia abajo

¿Por qué Valtravieso se llama así?

El nombre de Valtravieso debe su nombre a la ubicación en la que está situada la bodega: es el topónimo que tiene la zona. Son dos páramos atravesados por un valle. Por eso se llama Valtravieso, que etimológicamente sería “el valle que atraviesa”.

¿Cómo se eligen los nombres de las parcelas?

El origen de los nombres es antiguo, porque del mismo modo que el paraje en el que está la bodega se llama Valtravieso, hay otros parajes que tienen los nombres que hemos puesto a las parcelas y coincide con su posición. La Atalaya, por ejemplo, es el castillo o la zona más alta porque a pesar de ser un páramo plano hay diferencias de altura. Otras parcelas tienen nombres muy curiosos como Valdelobas o El Lobón, que son también topónimos de la zona.

¿Cuál fue el origen de Valtravieso?

Valtravieso nació en los años 80 cuando un empresario de otro sector decidió plantar viñas en el páramo: fue un visionario, porque era extraño plantar viñedo en esta altitud. Así se creó Valtravieso, como finca de esparcimiento sin necesidad de hacer negocio. Cuando este propietario la vendió en 2003 a los actuales propietarios se empezó a profesionalizar y a centrar el negocio en el mundo del vino.

¿Dónde se encuentra Valtravieso?

Estamos en un páramo calizo a 915 metros de altitud, en la provincia de Valladolid pero limítrofe con Burgos y con Palencia. Es una zona de la Ribera del Duero bastante remota: es un oasis de viñedo entre campos de cereal y girasol.

¿Cómo son los vinos de la bodega?

En Valtravieso tenemos clara nuestra filosofía: queremos hacer vinos que sean fiel reflejo de nuestra zona (la Ribera del Duero), de nuestra finca, de nuestro páramo y de nuestra caliza. Para plasmar esa diversidad tenemos por ejemplo Finca Santa María, que es ensamblaje de toda la Ribera y Valtravieso Crianza Vino de Páramo, que es el ensamblaje de nuestra uva y otros viticultores del páramo, sobre todo de Burgos y Valladolid. Y luego tenemos los vinos de finca que son elaboraciones más exclusivas y pequeñas en las que intentamos reflejar fielmente lo que es nuestro terroir, altitud, suelo y caliza, bien plasmado en el perfil de los vinos.