Los españoles beben menos vino, pero más caro 

Los españoles beben menos vino, pero más caro 

Icono flecha hacia abajo

El vino con denominación de origen de calidad representa el 57% del total de gasto en vino en los hogares españoles, pero apenas el 37,2% del volumen

El vino tranquilo con denominación de origen de calidad (DOP) representa en España el 57,1% del total de gasto en vino en los hogares, pero apenas el 37,2% del volumen, una tendencia que supone que se tiende beber algo menos pero más caro, según los datos del último informe del panel de alimentación del Ministerio de Alimentación, MAPAMA, analizados por el OEMV, correspondientes al periodo de enero a octubre de 2017.

Le sigue el vino tranquilo sin DOP, que supone el 23,6% del gasto total y cerca de la mitad del volumen (49%).

Pese a ello, según prevén desde el OEMV, “de mantenerse las tendencias de los últimos años y meses, en poco tiempo se empezará a beber en España más vino con DOP que sin ella”.

Así, si ya fue espectacular la forma en que, desde mediados de 2004, la facturación de vinos con denominación de origen empezó a superar la de vinos sin DO y se ha ampliado la brecha desde entonces, en no muchos meses, a juicio de este organismo, “puede producirse un cruce similar en cuanto a los litros, dado el fuerte ritmo de disminución del consumo de vino sin DOP en los hogares españoles, desde los más de 480 millones de litros a finales del pasado siglo hasta los 174 millones actuales, contrapuesto con el suave incremento del consumo de vinos con DOP, que aumentó de los poco más de 80 millones en 1999 a los 147 millones de litros a finales de 2010 y se mantiene ahora sobre los 140 millones consumidos”.

Menos consumo global en los últimos años, de vinos algo más caros y de categoría superior, han permitido mantener una facturación relativamente estable sobre los 1.000 millones de euros, aunque todavía sin recuperar el record obtenido en diciembre del 2010 cuando se superaron los 1.110 millones.

Sin embargo, al tratarse de datos acumulados hasta octubre, la evolución del consumo de vino en los hogares españoles dependerá mucho de lo que ocurra en la campaña de Navidad, aún pendiente de computar. La estacionalidad de este consumo, sobre todo en vinos con DOP y espumosos hacen del mes de diciembre un mes clave.

Mes de diciembre que, como el de noviembre, fue muy bueno en 2016 y que supone el 40% de las ventas de todo el año de espumoso en valor (35% del volumen) y el 18% de las de vinos con DOP (14% en volumen). Además, la Navidad es fundamental para los vinos de más alto valor pero que se contrapone con la importancia que el verano tiene para las bebidas con vino, de las que entre junio y agosto se consumen el 39% del valor y el 34% del volumen.

Para el conjunto de los vinos, diciembre supone más de 51 millones de litros por valor de unos 200 millones de euros (a un precio sensiblemente superior al del resto del año), frente a los 33 millones de litros al mes en octubre- noviembre (y más de 80 millones de euros) y una media de unos 29 millones del resto del año por importes sobre los 60/70 millones de euros por mes.