Mi vida al aire libre de Miguel Delibes y Valtravieso Rupture

‘Mi vida al aire libre’, de Miguel Delibes y Valtravieso Rupture

Icono flecha hacia abajo

Yo jamás olvidaré aquellas tardes en los páramos de Quintanilla de Onésimo, con mi padre (…), y aquel perrazo rojinegro, el «Boby», con una nariz de aquí a Lima, merodeando entre los majanos y las morenas, curioseando aquí y allá, el morro en el suelo, para concluir en una muestra escultural».

Miguel Delibés

Miguel Delibes nos teletransporta, en su autobiografía novelada “Mi vida al aire libre” (1989) a nuestro territorio: la Ribera del Duero. El escritor vallisoletano recorrió toda la provincia con su libreta, narrando sus aventuras y aficiones (como la caza y la pesca) y describiendo sus vivencias en municipios como Quintanilla de Onésimo y Peñafiel, pueblos cercanos a nuestra Finca La Revilla, ubicada en Piñel de Arriba.

Con esta obra, que plasma la personalidad aventurera de Delibes, maridamos Valtravieso Rupture, el vino más atrevido y rompedor de nuestra bodega. Rupture está elaborado a partir de las variedades Merlot y Cabernet Sauvignon, que a priori están fuera de su hábitat pero que demuestran aquí, en nuestro páramo calizo a más de 915 metros de altitud, un potencial espectacular difícil de igualar en toda la región.

Nuestro Rupture pasa unos 18 meses de maduración en barrica de roble francés (50% barrica nueva y 50% de barrica de 2 y 3 usos) y un posterior afinamiento en botella antes de salir al mercado. En nariz, presenta intensos aromas a fruta roja, como grosella o fresa en compota, con un toque especiado, notas de clavo y torrefactos. Su entrada en boca es amable, fresca y equilibrada gracias a sus taninos finos, por lo que acompaña muy bien a carnes a la brasa, como chuleta de buey, y parrillas de pescado grasos como una ventresca de atún o un rodaballo. 

Suena a plan veraniego, ¿verdad? Delibes, en “Mi vida al aire libre”, nos cuenta los suyos: sus paseos en bicicleta, los viajes en el tren burra, sus excursiones en moto, sus baños en el río o las horas que pasaba pescando cangrejos. Todos esos pasatiempos estivales de Delibes tienen lugar en la zona de Quintanilla de Onésimo, a orillas del canal del río Duero, bajo los chopos y sauces que confieren a esta zona una personalidad única: la misma que el Duero y las características del terroir le aportan a nuestros vinos.