fbpx
Terroir 2019-05-28T16:57:55+00:00

VALTRAVIESO. VINO DE PÁRAMO

Un terroir singular dentro de la Ribera del Duero

SUELO:

“La Revilla”, finca donde se encuentra Valtravieso, está ubicada en uno de los páramos más altos de la Ribera del Duero, a 915 metros sobre el nivel del mar. En el páramo de Valtravieso los suelos son poco profundos de composición arcillo-calcárea. Ambos factores (tipo de suelo y altitud) influyen en los ciclos de maduración de la uva de forma positiva, facilitando la acumulación de aromas y la retención de acidez en las bayas, entre otros factores.

Dentro de “La Revilla” diferenciamos diferentes parcelas en función del tipo de suelo: unas con un componente más calizo, con viñedos en vaso de mayor edad, que aportan vinos más finos y elegantes; y otras parcelas de zonas más arcillosas, que aportan vinos más opulentos con buena presencia de fruta.

Páramo de Valtravieso

Viñedo de altura: expresión más nítida de la fruta y una mayor elegancia y sutileza.

NUESTRO SUELO: PERSONALIDAD Y ELEGANCIA

Suelos calizos: vinos finos, elegantes, mineralidad.

Suelos más arcillosos: vinos opulentos y con buena fruta

Suelos mixtos de arena y caliza: vinos vibrantes, menos alcohólicos.

VID:

En Valtravieso trabajamos principalmente con la variedad autóctona tinto fino (tempranillo), que es la uva que nos aporta la identidad de nuestro terriorio. También tenemos cultivadas las variedades foráneas merlot y cabernet sauvignon, adaptadas perfectamente al clima y suelos del páramo. El viñedo de Valtravieso está en su plenitud, con una media de edad de las cepas de 25 años, aunque algunas alcanzan los 37 años.

Además de “La Revilla”, Valtravieso posee otra finca en la población de Piñel de Arriba, a 850 metros sobre el nivel del mar, en un terreno en ladera con suelos más profundos y mayor contenido en arcilla, con una edad media de viñedo de 15 años. Esta finca se denomina “Santa María”, y sus uvas las utilizamos mayoritariamente en nuestros vinos de ensamblaje, dejando las uvas del páramo “La Revilla” para nuestros vinos más singulares.

HOMBRE:

Las prácticas vitícolas son fundamentales para marcar la identidad de unos vinos y una bodega, es decir, su terroir. Al estar nuestros viñedos ubicados en el páramo, el viento sopla de forma constante a lo largo del año, lo que dificulta el desarrollo de enfermedades fúngicas. De esta forma, podemos realizar prácticas de cultivo ecológico con la filosofía de respetar al máximo el suelo y las vides.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestrapolítica de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
es_ESSpanish
en_GBEnglish es_ESSpanish